Noticias

Profesora de instituto agrícola cuenta cómo fue para ella enseñar y estudiar en los Estados Unidos

La profesora de inglés Gloria Tapia, quien actualmente trabaja en el Instituto Agrícola Pascual Baburizza de Los Andes, formó parte de la primera experiencia del programa ChileMass Teachers, contando con el apoyo de Luksic Scholars.

ChileMass Teachers es una iniciativa mediante la cual profesores que trabajan en educación pública en Chile realizan cursos de inglés y pasantías en colegios públicos de Massachussets, Estados Unidos, siendo el objetivo observar las clases en colegios de Framingham y participar activamente como estudiantes del programa “English Language Studies” en la Framingham State University.

ChileMass es una organización sin fines de lucro, constituida en Estados Unidos, que busca maximizar el impacto social y la transferencia de conocimientos entre Chile y Massachussets.

Gloria Tapia, habiendo regresado a Chile tras su experiencia en los Estados Unidos, comparte lo siguiente sobre su vivencia:

En Middle Walsh School realicé la observación de clases dos veces por semana durante dos horas cada día. La observación personal consistía en “observar” la metodología aplicada por el/la docente en determinada asignatura. Para dicho efecto, tomaba nota de los aspectos pedagógicos que resultaban significativos y/o “profundos” en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes, como por ejemplo la presentación clara y visible del o los objetivo(s) de aprendizaje, las tres fases de una clase (inicio, desarrollo y cierre), como el uso de la tecnología impacta positivamente o viceversa en el proceso educativo, el protagonismo del docente que centra su clase en los estudiantes y no en sí mismo, proyectos de los estudiantes, relación docente-estudiante, la coordinación de los directivos con los docentes y propuesta curricular del colegio.
Durante las últimas tres semanas en el colegio realicé clases de Historia y Geografía de Chile.

Como estudiante del programa ESL de la universidad, se me realizó un examen escrito y oral para evaluar mi nivel de inglés y decidir el curso que me correspondía. Participé del curso avanzado en el cual tenía clases todos los días desde las 8:30 am hasta las 13:30 hs. El objetivo era mejorar el inglés por medio de técnicas de Public Speaking, Grammar-Vocabulary, Writing; How to write essay, y “Phonetics. Además, debía participar de clases tutoriales una vez a la semana. Las clases estaban conformadas por 10 estudiantes como máximo de diferentes nacionalidades, como por ejemplo brasileños, salvadoreños, japoneses, chinos, taiwaneses, e italianos.

Me correspondió vivir en el edificio internacional de la institución universitaria, lo cual me facilitó el acceso no solamente a clases, sino también a todo evento cultural realizado en la universidad y en las cercanías de la misma. El haber vivido en dicho edificio me brindó la oportunidad de compartir con estudiantes de diferentes culturas y nacionalidades, donde se generó una sana convivencia de respeto e interés por conocer otras formas de vida.

Participé como docente observadora-hacedora del colegio Middle Walsh, y tuve la posibilidad de volver a ser estudiante y eso me llenó de energía y agudizó mis sentidos en cómo se debiera enseñar a todos los estudiantes respetando su ritmo de aprendizaje, sus fortalezas, debilidades y emociones que en conjunto son relevantes a la hora de aprender.
Como estudiante, disfruté cada clase con actitud participativa en cada una de ellas. Fue una instancia para generar lazos de amistad con mis compañeros/as. Y el hecho de ser profesora de inglés aumentó la exigencia para mí, por lo que me preparé para dejar a la Universidad de Chile, donde realicé mis estudios universitarios, y al colegio IAPB en el lugar que se merecen.

Profesora Gloria Tapia

Esta experiencia me enriqueció en mis planteamientos metodológicos que era el objetivo primordial, y me permitirá llevarlo a la práctica en el colegio. En lo personal, también hubo un crecimiento importante, puesto que a veces es necesario hacer un alto en la rutina diaria y yo lo hice nada más y nada menos que en el estado de Massachussets. Una de las profesoras en Estados Unidos, Karen, me dio la oportunidad de enseñar en sus clases fonética y gramática a mis compañeros y fui inmensamente feliz.

Mi experiencia como docente/estudiante fue altamente significativa y de todas maneras recomiendo vivirla, principalmente porque es imperioso mejorar nuestras prácticas educativas pensando en la educación del siglo XXI, la cual se caracteriza por ser una educación destinada a una generación altamente dotada en tecnología, en la cual nosotros, como guías y docentes, debemos saber involucrarnos directamente con ella para lograr conseguir todas las ventajas que esta nos genera”.