Noticias

Luksic Scholars en Schwarzman College, China

En esta oportunidad, hemos conversado con Hugo Wood, Luksic Scholar panameño y Felipe Flores, Luksic Scholar chileno. Ambos estudiantes representantes latinoamericanos beneficiarios de la beca Schwarzman College Luksic Fellowship.

Si bien los antecedentes académicos de estos jóvenes son disímiles, se adentraron en un mundo en el cual tanto los estudios en humanidades como en ciencias naturales y exactas son bienvenidos y hasta pueden cohabitar.

Hugo, abogado, emprendedor social y defensor del desarrollo humano, recientemente graduado de Schwarzman College narra cómo fue vivir y estudiar un año en Pekín, China.

Felipe, titulado en Human Developmental and Regenerative Biology, y Física, nos cuenta qué espera del exigente curso en Schwarzman College, emplazado en el gigante asiático.

Experiencia vs. Expectativa

Aquí podrán leer nuestra conversación con Hugo Wood y, más abajo, con Felipe Flores:

¿Cuál es el impacto para ti, en lo profesional y personal, de haber estudiado en Schwarzman College?

Luego de vivir un año en China y de estudiar en Schwarzman College, puedo decir que mi entendimiento general sobre China, su historia, cultura, gente, política, economía, etc., ha incrementado considerablemente. Ahora, más que poder comunicarme en mandarín, o ver las diferencias entre las diferentes partes del país, comencé a entender muchas dinámicas acerca de su funcionamiento que, sin vivir en él, hubiesen sido muy difíciles de captar. Sin duda, el principal impacto fue comprender lo mucho que hay que estudiar al gigante asiático y lo poco que se sabe en América Latina. Estamos muy alejados de Asia y es imperante el continuo intercambio entre personas para reducir las brechas existentes. 

¿Cómo es vivir en China?

Podría describir mis vivencias China a través de muchas páginas, pero puedo resumirlo como una experiencia de amor y angustia y en ocasiones mezcla de ambos sentimientos. La cultura China en su conjunto es probablemente la más lejana a la occidental. En el idioma, las costumbres y la forma de ver la vida en general son complejas y puede ser difícil la adaptación. El idioma es una barrera y su aprendizaje puede ser sufrido, sin embargo, tiene maravillas como una oferta gastronómica exquisita, el fácil y eficiente sistema de pagos electrónico, aplicaciones ultramodernas como WeChat que combinan Facebook, WhatsApp e Instagram en una sola o Taobao que es un Amazon con esteroides. Tuve la oportunidad de viajar y disfrutar la red vial ferroviaria más extensa y moderna del mundo, así como explorar el increíble desarrollo de ciudades como Shenzhen, Chengdu o Hangzhou, que hasta hace poco eran desconocidas y ahora son ejemplos de desarrollo económico y social. En China también se puede disfrutar de una gran oferta cultural, debido a una milenaria civilización que desde que se abrió en 1978, se ha convertido en un destino con mucho para ofrecer al mundo. 

Principales desafíos de estudiar y vivir en la misma casa de estudios

De los principales desafíos fue estar tentado a quedarme dentro del edificio y dejar de conocer o exponerme al resto del campus universitario, de Pekín y de China en general. También en ocasiones se puede perder perspectiva de la realidad de la vida estudiantil ya que en el mismo complejo se ofrecen muchas comodidades que fuera de ahí son impensadas en China e inclusive en el mundo. 

¿Cuál fue la mejor lección que aprendiste en Schwarzman College?

Que, pese a lo diverso del mundo, es mucho más lo que nos une que lo que nos separa. Reafirmé mi convicción de la lo importante de formar parte de una comunidad global y de entender varios de los desafíos más importantes de nuestra era, desde una perspectiva más amplia. Programas como Schwarzman conectan y acercan a personas muy diversas, pero con gran potencial y luego de vivirlo, puedo decir que esas plataformas marcarán la diferencia en el futuro entre un mundo más unido o polarizado.  

Consejos o recomendaciones para otros Scholars

Mi principal recomendación es que salgan de su zona de confort y desafíen sus convicciones. Desde China todo luce diferente y se debe estar abierto a comprender diferentes puntos de vista para verdaderamente sacarle provecho a la experiencia y crecer. Agregaría que sin importar de dónde seas, país chico o grande, con una economía grande o pequeña, sé orgulloso de tu identidad y participa sin temor compartiendo tus vivencias e interrogantes, por más que en ocasiones pueda ser abrumador. Los invitaría a que viajen por China y Asia, lo urbano, lo rural, lo civilizado y lo que está en desarrollo, los templos y los rascacielos, y que interactuaran constantemente con personas, locales y extranjeros para entender mejor al país y la región. 

¿Cuáles son tus próximos pasos?

Me estaré trasladando a Londres para realizar estudios en Políticas Públicas con énfasis en Métodos Cuantitativos en the London School of Economics and Political Science (LSE), como becario Chevening. 

¿Crees que más latinoamericanos debieran tener tu misma oportunidad? ¿Por qué?

América Latina es, junto a África, la región más subrepresentada en Schwarzman College. Es una región que históricamente ha estado alejada de China y por ello tenemos mucha capacidad de cooperar, aprender e incrementar el nivel de interacción que se tiene con el país. Como apunta Steve Schwarzman, China ya no es una materia electiva, se ha convertido en obligatoria para poder liderar o participar efectivamente a nivel global. Asia en general tiene mucho que aportar a nuestra región, la más desigual del mundo, y debemos mirar atentamente a lo que sucede allá y sus interesantes historias de éxitos en países como Vietnam, Singapur o China que han mejorado considerablemente la calidad de vida de sus habitantes. Entre más latinos puedan estar preparados para afrontar los retos de la región teniendo una mirada hacia Asia, más capacidad tendremos de mirar con luces largas al futuro. 

Algo que quisieras agregar…

Quisiera destacar y aplaudir la visión de programas como Luksic Scholars, que, de manera objetiva, apuntan a invertir y desarrollar el potencial de jóvenes interesados en mejorar el estado de su comunidad. En los hombros de las presentes y futuras generaciones estará la capacidad histórica de afrontar retos que redefinirán el mundo como la IV Revolución Industrial, el cambio climático y la creciente población mundial. 

Hugo Wood en su graduación

Felipe Flores, por su parte, nos señala con entusiasmo:

¿Cuáles son tus expectativas respecto de acudir a Schwarzman College?

Yo diría que hay dos grandes expectativas. Primero, y por sobre todas las cosas, tengo muchas ganas de conocer gente con intereses o aspiraciones similares a las mías. Desde el momento de la entrevista se notaba que los candidatos son gente muy diversa y con grandes sueños. Yo también los tengo y estoy emocionado por compartirlos. Segundo, tengo la esperanza de que vivir en China sea algo genial. Es un país riquísimo en cultura y en oportunidades y claramente el futuro líder de la economía mundial. Ser parte de todo eso viviendo allá y aprendiendo a comunicarme en mandarín se ve como una gran oportunidad para mi futuro.

¿Cuál crees podría ser el impacto de estudiar allá, tanto para tu vida personal como profesional?

Desde mi perspectiva, el programa me abre las puertas del mundo. Dentro de la gente que voy a conocer seguramente hay futuros CEOs, activistas, diplomáticos, ministros. ¡Quién sabe qué más! Todo eso significa que tendré amistades y conexiones profesionales en todo el mundo, además de las amistades que traigo conmigo desde la universidad. Como siempre, espero ser un buen “embajador” de nuestro país y hacerle sentir a mis compañeros de Schwarzman que tienen un amigo y hogar en Chile si alguna vez desean visitar.

¿Qué piensas de China?

Honestamente sigue siendo algo bastante misterioso para mí y creo que para todo el occidente. Tanto la barrera idiomática, como las diferencias culturales nos distancian de China. Lo que oímos sobre el país, lo recibimos de otra gente con sus propias opiniones, entonces es difícil hacerse una idea propia sin haber estado allí. Sin embargo, creo que como sociedad global debemos tomarnos en serio la gran influencia económica y cultural que serán en lo que queda del siglo. No me extrañaría que en el futuro la gente trate de aprender mandarín de la misma forma que hoy se trata de aprender Inglés. Dicho todo eso, me parece un lugar extraordinario para formarme académica y profesionalmente.

A priori: ¿qué crees que harás una vez terminado el curso?¿Cuáles son tus futuros planes, si los hubiere?

Está un poco indeterminado, pero de una buena forma. Tengo varias avenidas por las cuales irme, incluyendo estudios doctorales, emprendimiento o el mundo laboral. Si está indefinido es porque todas suenan muy atractivas y a mi alcance. Planeo determinar cuál calza mejor conmigo durante mi estadía en China.

Deja un mensaje para el Felipe del futuro, el que habrá terminado sus estudios en Schwarzman.

“Siempre mirando para arriba, compadre. Eres capaz de lo que se te ocurra y ahora tienes las herramientas. ¡Dale con ganas!”.

Felipe Flores antes de partir a China

Finalmente, podemos decir que estos dos estudiantes no sólo tienen en común ser parte de nuestra comunidad y de Schwarzman, sino el querer convertirse en agentes de cambio para América Latina.