Noticias

Diseñadora, MBA, emprendedora y madre: Luksic Scholar Catalina Hernández cuenta cómo las ideas pueden convertirse en negocio

Catalina Hernández Infante, Luksic Scholar de Chile, quien participó tanto en los programas Conducting Business in China (CMIX) en 2009, y Babson Chile Symposium for Entrepreneurship Educators (SEE) en 2017, se recibió como diseñadora, para luego convertirse en MBA de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Asimismo, es emprendedora, conocida por ser la fundadora de Kaikai, una empresa de diseño y manufactura de souvenirs chilena, compañía que vendió a principios de este año.

Durante mi MBA, me di cuenta de que esa idea que tuve cuando tenía 15 años, de hacer hermosos souvenirs y diseños, no era sólo una idea: sino una oportunidad de negocio”.

Catalina imparte un curso de emprendimiento en la Escuela de Administración de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

– Eres diseñadora y emprendedora… Cuéntanos sobre el camino hasta llegar a ser ambas y qué te inspiró:

“Cuando me gradué de la Pontificia Universidad Católica, con mi Licenciatura en Diseño, quise comenzar a trabajar en museos y en proyectos culturales, ya que mis intereses estaban en estos campos: arte y cultura, cine y exposiciones. Así que empecé a trabajar para museos en un pequeño estudio de diseño, y me encantó mi trabajo. Fue genial para un diseñador poder ver mis proyectos convertirse en realidad porque, como estudiante de diseño, haces muchos renders y proyectos, pero el semestre termina y tu proyecto es como si dijera ‘adiós’. Por suerte, he podido ver cómo mis proyectos cobraron vida”.

“Un día, de la nada, mi jefe me dijo: ‘Catalina, estoy cansada y quiero cerrar el estudio’. A lo que yo le respondí: ‘seamos socios’. Eso sí, en ese momento, nunca me había imaginado ser emprendedora, consultora o autónoma. Mi jefe, entonces, me dijo que no, hasta que, un día, se me acercó y me dijo que sí y que iniciáramos un estudio.

Yo era la que hacía las facturas, escribía los cheques y aprendía a buscar nuevos clientes y nuevos proyectos… Recuerdo haber hecho estas grandes hojas de cálculo en Excel, y que fue en ese momento en el que me di cuenta de que realmente era una emprendedora”- agrega.

Catalina, emocionada, recuerda:

“Unos años después entré al programa de MBA de la Pontificia Universidad Católica, porque me había dado cuenta de lo poco que sabía de negocios y, en mi segundo año del máster, tuve la oportunidad de viajar a China (a través del programa CMIX de Luksic Scholars). Durante mi MBA, me di cuenta de que esa idea que tuve cuando tenía 15 años, de hacer hermosos souvenirs y diseños, no era sólo una idea: sino una oportunidad de negocio”.

(…) fue genial  haber sido seleccionada como parte de ese grupo e irme al extranjero, porque me sentí valorada”.

“A lo largo de mi programa de MBA, también tuve un trabajo de tiempo completo; fue un tiempo muy ocupado. Luego comencé a trabajar en Kaikai con mi mismo socio. Dejé mi trabajo en el pequeño estudio, Al Tres, y partí trabajando a tiempo completo en Kaikai para obtener financiamiento y desarrollo y, en última instancia, para buscar puntos de venta”.

En Kaikai, hice casi todo, pero no soy ilustradora, aunque desarrollé todos los prototipos. Fui la principal creadora y, al principio, trabajaba sola. Luego fuimos 6 personas. Cuando comenzamos hace 10 años (en 2011), no había mucho mercado para lo que estábamos buscando hacer, y también en términos de competidores. Ahora hay mucho más”.

-¿Cuál fue la mejor parte de tu experiencia en el programa Conducting Business in China (CMIX)?

Este programa fue una oportunidad increíble para cruzar el mundo. En ese momento, los programas de MBA estaban destinados principalmente a estudiantes de ingeniería masculinos que eran empleados en grandes empresas. Ese era el perfil promedio, así que fue genial  haber sido seleccionada como parte de ese grupo e irme al extranjero, porque me sentí valorada. Yo era una mujer joven, diseñadora, y todavía podía estar en un entorno completamente diferente (ir a un lugar tan lejos físicamente de Chile y culturalmente diferente también). Hasta el día de hoy, más de 10 años después, todavía tenemos un grupo de WhatsApp: todos somos amigos. Es una comunidad”.

Acerca de su experiencias como Luksic Scholar en el programa para Educadores en Emprendimiento de Babson, Hernández destaca:

“Soy profesora de emprendimiento a tiempo parcial, y enseño desde la perspectiva de una emprendedora, no necesariamente como una académica, ya que no escribo artículos ni nada por el estilo, soy práctica. Fui a Viña del Mar para el programa de Babson, el que fue muy útil para mí, ya que enseñan una forma diferente de pensar sobre el emprendimiento, fue muy personal en realidad. Te piden que pienses en ti mismo, por lo que no se trata sólo de metodología o de estudios de caso, sino más sobre quién eres”.

– ¿Qué consejo le darías a tus compañeros Luksic Scholars, especialmente a los emprendedores?

“Es muy importante dejar que las cosas fluyan porque, en última instancia, creo que las cosas sucederán independientemente y, a veces, como emprendedor, estás muy estresado, presionando para que todo se haga… A veces tienes que dejar que las cosas fluyan. No significa que no estés trabajando duro, tienes que trabajar duro, pero debes confiar en tu instinto e intuición. Es una mezcla y equilibrio entre el trabajo duro y el tratar de ser más zen y confiar en tu intuición”.

– ¿Qué viene ahora?

“Bueno, soy madre de un niño de 2 años, vendí mi empresa y todavía tengo mi trabajo de medio tiempo como profesora. Como mi hijo no va a la escuela, he podido pasar mucho tiempo de calidad con él. Estoy disfrutando este momento. He estado en el mundo laboral desde que me gradué de la universidad, como diseñadora y emprendedora, dueña de un negocio, y siempre tienes que empujar, empujar, empujar, así que esta es la primera vez en mi vida en la que puedo decir ‘Sé dónde termina mi trabajo’, y eso es genial.

Ahora, mis dos primos y yo estamos comenzando a hacer los primeros MVP para un nuevo negocio de leche fresca con vacas felices y libres, vinculadas a la granja lechera de nuestra familia”.